Sobornos en Harvard o cómo vender tu reputación al mejor postor

Sobornos en Harvard o cómo vender tu reputación al mejor postor

Estos días hemos visto cómo ha salido a la luz una de las tramas de corrupción más escandalosas en los últimos años en las Universidades privadas de los Estados Unidos. Según avanzó el New York Times hace unos días, grandes figuras del cine y la televisión norteamericana así como otros miembros de la alta sociedad, se han visto envueltos en un caso de soborno a universidades como Yale o Stanford.

Hay que pagar por estudiar en Harvard o Yale

Y con esto no hago referencia a las tasas de los cursos o las fees por la acomodación durante los años académicos. Estamos hablando de que muchos padres han abonado hasta seis millones de USD para que sus hijos pudieran matricularse en estos centros elitistas.

Tras el medio estadounidense, muchos otros medios de comunicación se han hecho eco de la noticia y, según he podido comprobar, todas las miradas (acusatorias, por supuesto) se dirigen a los padres y tutores que han abonado esas cifras astronómicas en uno de los mayores escándalos de admisiones a centros educativos desde hace años.

Y, para mí, este escándalo tiene una doble dirección: al igual que pasó con el caso de la Universidad Rey Juan Carlos en Madrid, ¿qué ocurre con las Instituciones? ¿Qué papel han jugado?

Harvard o Yale han vendido su reputación al mejor precio

Que cientos de alumnos hayan podido obtener una plaza en una universidad como Yale (no olvidemos que esta pertecene a la Yvy League) no es causa únicamente de quienes lo han abonado. Sino de quienes han lo han aceptado. Cuando una institución como Harvard o Yale venden sus plazas a quienes mejor puedan pagarlo sin contar con la valía académica, están vendiendo su reputación a quien mejor pueda pagarlo. Y eso, siempre, será una operación con pérdidas.

Con más de cien años de historia, estas universidades han trabajado su reputación a base de varios factores:

  • Prestigio
  • Excepcionales requisitos académicos
  • Elitismo: pocos pueden permitirse acceder a estos centros

Y dentro de estos factores, el hecho de que tengan unas fees y matrículas más altas del mundo, no es sino la prueba de lo selectivos que son. Desde mi punto de vista, el problema no es ese. Es más, considero totalmente lícito que un centro privado cobre lo que considere a sus alumnos por pertenecer a ellas.

El problema aquí es que no se ha cumplido uno de los tres factores clave: cumplir con los requisitos académicos. Este requisito debería ser esencial e imprescindible, tras lo cual podríamos hablar de cuotas anuales. Antes de esto, no debería haber debate.

¿Perderán reputación las mejores universidades de EEUU?

Creo que todo dependerá de la respuesta institucional que den y la fuerza / contundencia con la que se condene este tipo de prácticas. No olvidemos que estas universidades, como cualquier otro tipo de organización, están formadas por personas que pueden (como estamos viendo) corromperse. Sin embargo, aún no hemos visto una respuesta corporativa de los centros.

Espero que sean capaces de ver dónde está realmente el problema y limpiar sus despachos porque el problema viene de fuera. Pero se le ha dejado entrar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar