Cómo tus errores pueden ayudarte a avanzar profesionalmente

Cómo tus errores pueden ayudarte a avanzar profesionalmente

Todos tratamos de cometer el menor número de errores posibles en nuestros puestos de trabajo. Ya sea en relaciones con los compañeros y compañeras, con la ejecución de tus funciones o el desarrollo de tus cuentas, siempre tratamos de hacerlo lo mejor posible. Y estoy segura de que, a tu medida, siempre intentas que tu performance sea lo mejor posible, aunque no siempre es posible. Por eso, vamos a ver cómo tus errores pueden ayudarte a avanzar profesionalmente:

Hay que asumir que todos cometemos errores

Cometer errores es humano, comprensible y hasta imprescindible si queremos aprender de ellos. Y la clave es admitir que los cometemos para poder solucionarlos. A menudo me encuentro con situaciones en el entorno de trabajo en las que alguien ha cometido un error. Y no pasa nada, estoy totalmente en contra de acusar a nadie porque, entre otras cosas, es lo más improductivo que he visto en las organizaciones empresariales.

Pero sí que hay que admitir los errores, entonar el mea culpa y buscar soluciones. Porque, desde nuestro punto de vista, evadir una responsabilidad sí que es un gran error. Que existan situaciones complejas entre compañeros de trabajo como resultado de errores que se han cometido es algo evitable. Asumir que se ha errado en un punto del camino o que nos hemos equivocado en las formas puede ayudarte a avanzar en tu carrera.

¿Cómo tus errores pueden ayudarte a avanzar?

  • Reconociéndolos: quien admite que se ha equivocado abre el camino de la solución.
  • Un error puede estar originado por un desconocimiento, de una falta de (in)formación. Para ello, es clave formarse. En The Internet Room trabajamos la parte formativa de los profesionales pues es esencial en el desarrollo profesional.
  • Mejoras tu reputación laboral. No es fácil, pues admitir un fallo delante de todos tus compañeros de trabajo puede dar lugar a situaciones embarazosas.
  • Aumentas tu credibilidad. Quien diga que nunca comete fallos, miente. Porque, como digo, el problema no es cometerlos, sino no admitirlos.
  • Creas un referente. Como hemos visto, no es fácil admitir errores pero si, tras un ejercicio de autoconfianza y conocimiento, aprendemos a admitir nuestros fallos, estarás creando un precedente en tus compañeros y compañeras. Tener este tipo de referentes dentro del equipo es algo muy valioso.
  • Te darán confianza. Sí, admitir que has fallado en algo te permite conocer mejor tus debilidades y tendrás que pensar un poco más allá para poder encontrar una solución. Es una forma muy efectiva de desarrollar tus habilidades profesionales.
  • Y por último, pero no menos importante, te hará más honesto. Y es que, al paso que vamos donde las máquinas nos superarán en efectividad casi al 100%, lo mejor que podemos hacer es diferenciarnos de ellas siendo lo que no pueden ser: buenas personas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar