No al Black Friday. ¿Seguro?

No al Black Friday. ¿Seguro?

Estamos a unas semanas de que comience oficialmente el Black Friday (#blackfriday). Sin embargo, no tendremos que esperar a que llegue el 23 de noviembre para dar el pistoletazo de salida a uno de los días de mayores compras del año. Este día originalmente hacía referencia a la actividad de los pequeños comercios que, tras la celebración del Día de Acción de Gracias en Estados Unidos, los números rojos de dichos comercios pasaban a ser números negros, por el superávit conseguido gracias a esas compras.

Una tendencia en alza

Desde hace años en España es una tendencia implantada y con mucho éxito. De hecho, desde quince días antes del día oficial, muchas de las grandes cadenas ofrecen descuentos a sus clientes sobre todo de cara a los regalos navideños. Originariamente esta jornada de descuentos se aplicaban a líneas de mercado tecnológicas, promocionando artículos de estas características. Sin embargo, cada vez son más marcas y mercados las que se suman a esta tendencia, dejando a muy pocos fuera del juego.

La moda nupcial no quiere Black Friday

Sin embargo, hay marcas y sectores que no se apuntan a esta tendencia. Boüret, una marca nupcial gallega, ha publicado en su perfil oficial de Instagram lo siguiente:

No al black friday

En este post, alegan estar en contra del #blackfriday, no por rebajar los precios (creo que no es esa la cuestión), sino por lo que significa. Creo que, si fuera únicamente por eso, la marca podría haber optado, sencillamente, por no modificar sus precios y no realizar ninguna campaña durante ese día. Sin embargo, han decidido poner de manifiesto que no están de acuerdo con esta práctica, al menos dentro de su sector.

El hecho de rebajar (en exceso) los precios, resta valor al producto y ofrece una razón (no sé si de peso, pero razón al fin y al cabo) de no querer pagar, en un futuro, un precio más alto por el mismo servicio. Bajar los precios no es una mala práctica, de hecho, en épocas de descuento como las tradicionales tras las navidades (recordemos que todo el imperio Inditex es fiel al 7 de enero) muchos negocios consiguen remontar el vuelo y hacer gran parte de sus números anuales.

¿Es el #blackfriday para todos?

Sin embargo, el sector nupcial no es la pareja ideal de esta estrategia tan agresiva. La estrategia de comercialización del sector nupcial, en principio, va mucho más allá de ser un producto, para ser un servicio que es lo que al fin y al cabo quieren las clientas. Creo que los y las responsables de Boüret han tomado una buena decisión al no sumarse a esta tendencia. El #blackfriday es un movimiento masivo, donde la adquisición de un producto viene motivada porque, además de que la has conseguido por un precio más barato, es algo que seguro en unos meses habrías terminado de comprar igualmente.

Un vestido de novia no. Como ellas mismas alegan, compra porque lo necesites y porque lo quieras, lo que supone un alegato de responsabilidad en el consumo que buena falta hace en los tiempos que corren. No sumarse al #blackfriday en los tiempos de hiperconexión, donde todo puede verse y comprarse sin salir de casa puede sonar arriesgado (sobre todo teniendo en cuenta que algunas de sus marcas competidoras sí se sumarán a esta campaña) pero las sitúa en una posición muy sólida: con este manifiesto, la marca se está alejando de una práctica que, por otra parte, está tan extendida que muchas marcas no saben ya por qué se suman.

Boüret, bien hecho.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 3 =