Tu manual de identidad visual para proteger tu marca

Tu manual de identidad visual para proteger tu marca

En el momento de crear una marca nos esmeramos y esforzamos para dar lo mejor de nosotros mismos: eligiendo el mensaje, el tono, los públicos objetivos, a quién nos dirigimos, qué paleta de colores nos definen como marca y destacan nuestros valores…

Poner todo esto en un escenario claro y coherente es una tarea compleja que lleva trabajo y mucho tiempo de investigación. Y, cuando todo ello está listo para ver la luz, no podemos depender de nuestros públicos objetivos, incluyendo los potenciales clientes. Todos aquellos que puedan acceder, de una forma u otra, a los elementos gráficos de tu marca, podrán (con o sin permiso) hacer uso de los mismos. Pero empecemos por el principio.

¿Qué son los elementos gráficos de mi marca?

El logo o el logosímbolo e incluso los colores que ponen la identidad gráfica de tu marca son susceptibles de ser manipulados por todos aquellos que tienen acceso a los mismos.

  • Tu logo: dimensiones, estructura o márgenes requeridos
  • Los colores: son claves y desde el momento que nos ponemos a trabajar una marca y permite visualizar los valores que queremos transmitir

Tras todo el trabajo, estudio y análisis de una marca que ha permitido desarrollarse, ¿cómo podemos evitar que estos?

Cuando creamos un manual de identidad visual, nuestro objetivo es que, quien acceda a todos esos elementos gráficos, siga una guía de estilo a la hora de utilizarlos. De esta forma, intentaremos asegurarnos de que la representación gráfica de nuestra marca se muestre tal y como ha sido planificada y diseñada.

¿Cómo ayuda un manual de identidad visual corporativa?

Es una herramienta útil tanto para los públicos externos como para la propia organización pues no siempre ésta es conocedora de las reglas de aplicación de estos elementos visuales. Piensa en este manual como una guía de consulta útil, que puedes distribuir entre todos los trabajadores de tu organización para que, en la medida de lo posible, todos sigan una misma línea gráfica. Algunos aspectos en los que te puede ayudar:

  • Controlar el uso del color
  • Definir los tamaños mínimo y máximo que debe tener tu logo
  • Estructura imprescindible y lugar de colocación
  • Indicaciones sobre qué no hacer con ella

Este último punto es el más importante porque dejas por escrito qué procedimientos no aceptas del uso y aplicación de los elementos gráficos de tu marca en caso de que adviertas un uso indebido.

¿Me asegura el manual de identidad visual corporativa la correcta aplicación gráfica de mi marca?

No. Piensa que son muchos los públicos que accederán a tu marca y que no es posible controlar el uso que hacen de ella (gráficamente) pero sí supone una protección directa a la marca frente a las alteraciones no aprobadas que tu marca pueda sufrir.

Y tú, ¿te animas a crear el manual de identidad visual corporativa para tu marca?

Sí, quiero crear un manual de identidad visual para mi marca

2 comentarios

  1. […] olvides los primeros pasos: ser siempre fiel a tu identidad corporativa, seguir las buenas prácticas en generación de contenidos y asegurarse, antes de lanzar, de la […]

    • Gloria Prieto dice:

      Hola! Sí, tienes toda la razón, la generación de contenidos debe regirse siempre por las buenas prácticas, por la coherencia de sus ideas y, sobre todo, su concordancia con los valores de la marca. ¡Gracias por aportar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − 11 =